Cerámica Efímera. “Contigo Mismo”.

Mundo, mundo que gira, y a veces, demasiado de prisa. Desde la infancia nos vamos cargando de vivencias, a modo de disco duro nos vamos llenando tanto de experiencias buenas como de malas. Pero son precisamente estas últimas las que nos marcan de manera peculiar. Vivimos en una sociedad en constante movimiento y no siempre es fácil de gestionar la multitud de emociones que encontramos en el camino. Un nexo en común nos une como humanidad, el instinto de sobrevivir por encima de todas las adversidades, aunque a veces pagamos un precio muy alto olvidándonos de lo auténtico, lo simple y lo verdadero del privilegio de estar vivos.

Cerámica Efímera

La obra que aquí representamos quiere reflejar los miedos, complejos, vergüenzas, sufrimientos, sobras y luces que marcan nuestro rostro con el paso del tiempo. Creamos un escudo, a modo de careta, ocultando el rostro con gestos que no quieren ver la cruda realidad que se nos presenta de cara. Como un payaso que pinta su sonrisa, nos maquillamos de ego, vanidad y prepotencia ante una sociedad cada vez más superficial. Nuestro aspecto se encallece con capas de hipocresía distorsionando nuestra imagen en una figura carente de expresión, de semblante oscuro, de arcilla seca.

Respiremos… tomemos aire, aprendamos a abrir los ojos. Las cosas, aunque cueste aceptarlo, son más sencillas de lo que creemos y nos han enseñado. Ni ricos ni pobres, ni blancos ni negros, todos somos vulnerables y frágiles, sin diferencias, y para vivir la vida que realmente merecemos, necesitamos despojarnos de los miedos personales y de la falta de valor para ser nosotros mismos. Como se muestra en esta obra efímera, limpiemos nuestro rostro con agua limpia para mostrar que el verdadero poder y la alegría sincera brotan del alma. No necesitamos ninguna careta para ser auténticos, singulares e imprescindibles en esta tierra de todos. Ser transparentes nos hace más libres.

En definitiva, para descargarnos de tantas presiones y cargas emocionales debemos, al menos de vez en cuando, resetear ese disco duro. Con la construcción de esta careta de arcilla seca pintada de payaso se ha querido mostrar una reflexión sobre el día a día de una sociedad que a veces parece viajar sin rumbo. Con la acción de meternos con esta puesta bajo la ducha y romperla con la ayuda del agua, simplemente se ha querido decir: “contigo mismo”.

Contigo Mismo